La renuncia a las herencias se ha duplicado en la provincia durante los años de la crisis

Las herencias pueden cambiar el destino de una familia entera. Hasta antes de la crisis, los legados eran recibidos con las manos abiertas pero desde que la economía entró en recesión cada vez son más las personas que rechazan heredar por temor a que escondan números rojos.

En la provincia, la renuncia a las herencias se ha duplicado durante los años de la crisis. Según los datos aportados por el Centro de Información Estadística del Notariado, durante los últimos cinco años se ha experimentado un incremento de las renuncias del 118% pasando de las 159 registradas en 2007 a las 347 del pasado 2012 en León.

Además, la provincia leonesa es la que ‘encabeza’ este particular ranking de rehúsos de patrimonios de la comunidad. 347 leoneses optaron por no disfrutar de los legados en el último año, seguidos de Valladolid (257), Zamora (215) y Burgos (204); en el lado opuesto de la balanza se encuentran Segovia (71) y Soria (75), tal y como queda reflejado en la estadística del Notariado.

En total, durante los difíciles últimos cinco años han sido 1.596 los leoneses que no han disfrutado de los legados heredados por temor a no poder afrontar las consecuencias fiscales y económicas derivadas. La principal causa es que sean herencias gravosas, es decir, que las deudas superen el valor de los bienes que se reciban y haya incluso que responder con patrimonio propio para liquidar el déficit.

La sociedad es ya consciente de que cuando se acepta una herencia se incluyen los bienes pero también las deudas que arrastra el patrimonio. Por ello, no es de extrañar que desde que estallara la crisis se hayan duplicado las renuncias de las herencias no sólo en la provincia, sino también en Castilla y León (de las 784 de 2007 a las 1.583 del último ejercicio) y en el resto de España (la evolución en este caso es de 11.047 a 23.231 en 2012).

En los últimos cinco ejercicios, las comunidades españolas que han registrado un mayor aumento de las renuncias del patrimonio han sido La Rioja, Murcia y Baleares.

Para poder renunciar a una herencia hay que cumplir una serie de plazos y trámites estipulados. Sólo puede formalizarse cuando haya fallecido el testador mediante una escritura pública en un plazo de seis meses y ante notario, donde debe quedar constancia de la renuncia denominada ‘pura y simple’.

Fuente: lacronicadeleon.es