EtiquetaTodas las entradas en‘matrimonio’

La tramitación de la herencia en el matrimonio sin hijos

Hoy publicamos un artículo de Diario Jurídico escrito por Bartolomé Quero de Sevilla que nos habla sobre qué pasa con la herencia si el matrimonio no tiene hijos.

Creemos que hacer testamento es sinónimo de muerte cercana, final de una vida, hasta aquí hemos llegado, etc. Pero no es así. Hacer testamento no significa que nos vayamos a morir ya, sino simplemente dejar escrito que es lo que queremos para el día que dejemos de existir.

Tenemos la mala costumbre, salvo algunas excepciones, de no hacer testamento hasta que no llegamos a la Jubilación, porque pensamos que como ya hemos dejado el trabajo, el final de nustros dias se acerca.

Ya en otro artículo hablaba de la conveniencia de hacer testamento, sobre todo si se trata de un matrimonio sin hijos y cuyos padres hayan fallecido ya, pues se puede dar un caso curioso, de tal forma que la herencia vaya a parar a quien menos deseamos.

Efectivamemente, en el caso expuesto,y después de la entrada en vigor de la Ley 11/1981 de 7 de Mayo, si uno de los cónyuges del matrimonio fallece, todos sus bienes, tanto los de carácter ganancial , como los que haya podido heredar de sus padres, pasan al otro y cuando éste otro fallezca, todos sus bienes, tanto los gananciales, como los heredados de sus padres, como los heredados de su difunto cónyuge, pasarán a los sobrinos del último que haya fallecido, quedando sin nada los sobrinos del cónyuge que haya fallecido antes que el otro; con lo que se puede dar una situación injusta, pero legal.

Ya tuve un caso de éstos, donde por cuestión de horas una importante herencia fue a parar a unos sobrinos no deseados. Se trataba del mismo caso anterior, un matrimonio sin hijos y sin padres y sin testamento ninguno de ellos, que sufrieron un accidente de tráfico, falleciendo en el acto la mujer y haciéndolo el marido pocas horas después.

Como no había testamento, legalmente desde el mismo momento del fallecimiento de la esposa (y aunque lógicamente no daba tiempo a hacer papeles) toda su herencia pasó a su esposo, aun vivo, aunque en coma, y en el momento de la muerte de éste, que como digo ocurrió a las pocas horas, toda la herencia del matrimonio, tanto la adquirida por ellos, como la heredada de sus respectivas familias, fue a parar a los sobrinos del marido, quedando los de la mujer sin un solo euro.

Lo único que les quedó a estos últimos, fue reclamar una indemnización al seguro del coche por la muerte de su tía, porque iba de pasajera, ya que conducía el marido, porque si encima hubiera sido ella la conductora, los sobrinos del marido también habrían cobrado esa indemnización.

Creo que después de leer ésto, todos los que se encuentren en un caso similar, deberían hacer testamento para evitar situaciones no deseadas, incluso, aunque éstas, ocurran después de nuestra muerte.